En abril de 2016, la Comisión Europea adoptó una propuesta de Directiva que impone a los grupos multinacionales de la UE y de terceros países la publicación de un informe anual sobre los beneficios y los impuestos pagados y otra información. La Federación de Contables Europeos (FEE) ha elevado sus comentarios y cree que una solución europea solo puede ser un primer paso de carácter pragmático. La propuesta de la Comisión modificaría la Directiva Contable para garantizar que los grandes grupos publiquen anualmente un informe en el que se indiquen los beneficios y los impuestos devengados y pagados en cada Estado miembro “país por país”.

En su carta, la FEE apoya la iniciativa de una mayor transparencia y la recuperación de la confianza en los sistemas tributarios, ya que la información corporativa es de interés público. La Federación señala también que la información elaborada debe ser útil y significativa, que se debe aclarar la forma y la fecha de publicación, y que se necesita una orientación más clara sobre la importancia relativa. En general, la FEE ve algunas de las enmiendas propuestas como  un “primer paso pragmático” y cree que la UE debería esforzarse por elaborar una norma mundial.

Al igual que con otras iniciativas tributarias en los últimos años, se garantizaría una mayor eficacia mediante iniciativas coordinadas a nivel internacional. Por lo tanto, la Federación sugiere que la UE mejore la coordinación internacional en este ámbito con organismos como la OCDE, las Naciones Unidas, el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) y el estadounidense Financial Accounting Standards Board (FASB).

Más información.