Los nuevos responsables judiciales de Pescanova no sólo tratan de desvelar el detalle y alcance de los estados oficiales presentados por la compañía, sino que también están investigando una presunta contabilidad B que podría derivar en un escándalo societario de graves consecuencias procesales.